24 de agosto de 2012

Netanyahu: Irán acelera el programa para obtener armas atómicas


 

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, manifestó que Irán está "haciendo progresos acelerados para la adquisición de armas nucleares", y añadió que está "ignorando totalmente" las demandas de Occidente para que restrinja su programa atómico.

Netanyahu realizó estas declaraciones durante la visita del congresista republicano Mike Rogers, tras difundirse informaciones provenientes de fuentes diplomáticas que sostienen que la República Islámica ha instalado más centrifugadoras para enriquecer uranio en la planta nuclear subterránea

de Fordo.

"Justo ayer recibimos pruebas adicionales de que Irán continúa progresando aceleradamente hacia la adquisición de armas nucleares y está ignorando completamente las demandas internacionales", señalo Netanyahu según un comunicado emitido por su oficina.

Un reporte del diario New York time advirtió ayer que los inspectores nucleares informarán pronto que Irán ha instalado centenares de nuevas centrifugadores en los meses recientes y también podría estar acelerando la producción de combustible nuclear.

18 de agosto de 2012

“Dios no juega a los dados…”

 

Autor: Dr. Guido Maisuls, Buenos Aires

El pensamiento es un atributo de nuestro intelecto que se utiliza asiduamente para dar soluciones a los conflictos y problemas que dificultan nuestra vida cotidiana. Fue utilizado por nuestros ancestros desde épocas remotas y con excelentes resultados pero en estos tiempos modernos su utilización ha ido cayendo en desuso.

“Pienso, luego existo” René Descartes
Desde 1925 comenzó una gran confrontación científica de dimensiones universales sobre el átomo y la mecánica quántica entre el ciudadano danés Niels Bohr y el todavía ciudadano alemán Albert Einstein.
Albert Einstein inquirió: “Dios no juega a los dados, el Señor es sutil pero no malévolo”. Bohr respondió: “Einstein, deje de decirle a Dios lo que tiene que hacer”.
Según el psicólogo Carl Jung, Bohr y Einstein constituirían las antípodas en cuanto a la estructura de sus pensamientos, dos formas antagónicas de abordar desde sus mentes a eso que nosotros llamamos “la realidad”.
Bohr lo hacia desde la sensatez, priorizando lo concreto, lo verificable y lo medible en cambio Albert Einstein era decididamente intuitivo pues observaba al mundo con una visión realista y lógica pero el diálogo entre ellos fue posible gracias a que compartían un extraordinario atributo: El pensamiento.
En septiembre de 2013 se produce un verdadero hito histórico en el Medio Oriente que se proyecta poderosa y decididamente al mundo, se comienza a utilizar una nueva vieja herramienta hasta ahora desconocida, en las interrelaciones entre los diferentes pueblos de la región: El pensamiento.
“Quien poco piensa, mucho yerra”. Leonardo da Vinci.
Ante este extraordinario descubrimiento, la utilización del pensamiento como herramienta para solucionar los conflictos se produce una verdadera revolución en todo el Medio Oriente, miles y miles de palestinos comienzan a despertar de ese largo letargo de tantos años y comienzan a tomar conciencia de sus verdaderas necesidades.
Se producen profundas crisis personales, familiares y comunitarias que desembocan primero en el desconcierto y luego en un inusitado y hasta obsesivo interés en investigar sobre sus sobre sus propias vidas y su futuro. Los dirigentes y líderes de Hamas, Jihad Islámica, Hezbollah, Al Fatah y Al Kaeda se encuentran de pronto con una gran catástrofe, con un profundo e inevitable abismo, su población cautiva se agita, se revela, se cuestiona, desobedece y deserta masivamente de las filas del fundamentalismo islámico.
En la sociedad israelí la crisis y el desconcierto no es menor, tanto la dirigencia de la izquierda como de la derecha, se quedan mudos, sin argumentos, las estructuras ideológicas se derrumban; los slogan de dos pueblos en dos Estados, dos pueblos en tres Estados, la Republica Islámica de Israel y todas las invenciones sesudamente diseñadas se esfuman en un gran vacío existencial. Los ciudadanos se debaten entre el gran desconcierto inicial y asoma por primera vez, una pequeña y tenue lucecita de esperanza en el horizonte de un futuro de paz y de armonía tan largamente añorado.
En Estados Unidos y en Europa todos los aspirantes a los Premios Nobel de la Paz, empiezan a sentirse decepcionados y frustrados pues el conflicto del Medio Oriente no es ya campo fértil para sus ambiciones. Decenas y centenas de presidentes, ex presidentes, primeros ministros y funcionarios varios como Obama, Clinton, Blair, Bush, Carter y otros, proyectan ya sus definitivas y merecidas jubilaciones.
La Organización de las Naciones Unidas avizora en el nuevo horizonte medio oriental de que el leit

motivo de su existencia esta seriamente amenazado, considerándose totalmente inútiles y contraproducentes mas del 95 % de sus tendenciosas actividades.
El 88 % de la prensa mundial, escrita, radial, televisiva e internauta avizora su inminente quiebra empresarial, financiera e informática al desaparecer del horizonte los fundamentos de millones y millones de noticias zionofóbicas y judeofóbicas sobre las leyendas novelescas del racismo sionista, la brutal ocupación israelí y el genocidio del pueblo palestino.
La Republica Islámica de Irán, en un marco de total desconcierto, interrumpe sorpresivamente su programa nuclear debido a los cuestionamientos internos y externos de la imposibilidad de utilizar armas atómicas en algún lugar del medio oriente, ya que se sospecha que pueden existir también pensadores en Siria, Líbano, Jordania, Afganistán y en la misma nación persa.
Líderes de todos los países del ámbito islámico como reyes y reyezuelos, sultanes y cuidadores de harenes, presidentes democráticos vitalicios “per sempre”, dictadores monárquicos y republicanos, dirigentes más o menos fundamentalistas, chiitas y sunitas quedaron sumidos en una profunda crisis existencial y ya están importando con sus petrodólares, prestigiosos psicólogos y psiquiatras occidentales para saber como llenar ese gran vacío espiritual en que se están transformando sus rutinarias vidas.
Finalizando este año 2013 y rememorando los grandes acontecimientos mundiales ocurridos en los últimos tiempos estamos vivenciando en forma alborozada la presencia de una nueva realidad.
El conflicto del Medio Oriente ya está completamente extinguido debido a la valiente resolución del todos los países de la región y al aval de las principales potencias mundiales que reconocieron efectivamente la existencia definitiva de un estado judío, democrático, pluralista, con fronteras reconocidas, con seguridad interna y externa, con derecho a vivir y a realizarse en su tierra y abierto a la inmigración de todos los judíos del mundo que así lo deseen.
Hoy los israelíes ya no se despiertan cada mañana - con el filo de la espada sobre sus cabezas - con la amenaza de aniquilamiento nuclear, destrucción y limpieza étnica, bombardeos de misiles, ataques terroristas, advertencias y maldiciones, injurias e improperios, amenazas veladas y al descubierto y demás lindezas parecidas.
Por unánime resolución de todos los miembros de las Naciones Unidas y sin ninguna abstención fue aprobada y reconocida universalmente la ciudad de Jerusalén como capital eterna e indivisible del Estado de Israel. Hoy flamean orgullosas doscientas banderas del mundo en el cielo de la milenaria ciudad del Rey David que como antorchas vivientes proclaman tal reparación histórica.
Los líderes más influyentes y encumbrados del mundo islámico decidieron separarse definitivamente de la descabellada idea de expandir compulsivamente el Islam a los no creyentes y dejan para siempre de lado el mal sueño de dominar completamente el planeta con sus creencias.
Declararon completamente perimida la otrora y creciente corriente fundamentalista que consagra la guerra santa contra el infiel o el diferente, como el instrumento obligado para el triunfo de su fe y de su cultura. Estamos ya viviendo nuevas épocas en que el fanatismo y el fundamentalismo en general ya se convirtieron en viejos trastos inútiles.
¿Es el pensamiento, indispensable para la Paz y la coexistencia de los pueblos del mundo? ¿Y para el futuro de los ciudadanos dignos y libres del mundo?
Ellos tienen su existencia y destino íntimamente unido a ese valioso atributo que posee el ser humano: El pensamiento, “aunque algunos desconozcan su existencia o aun no sean tan concientes de ello”